Más de 700 empresas y 220 laboratorios mejoraron su calidad con Safe+, programa para el sector cosmético liderado por MinCIT, PTP, ONUDI y SECO

Con una inversión de cerca de USD 2,7 millones durante los últimos cuatro años, concluyó el programa Safe Plus, enfocado en mejorar la calidad de todos los actores de la industria cosmética, desde los proveedores ingredientes naturales, pasando por las empresas y laboratorios, hasta las instituciones del Subsistema Nacional de Calidad.

De las empresas beneficiadas, 26 Mipymes desarrollaron productos cosméticos con ingredientes naturales y se alistaron para acceder a exigentes mercados como Estados Unidos, la Unión Europea y China, e incrementar sus exportaciones.
Bogotá D.C., 22 de noviembre de 2018. Empresas con más y mejores productos con base en ingredientes naturales, laboratorios que cumplen estándares internacionales, instituciones robustas y más capaces, agricultores convertidos en proveedores de la industria cosmética y más oportunidades para la internacionalización del sector cosmético del país, son algunos de los logros de Safe+, programa de calidad para el sector cosmético que cerró esta semana tras cuatro años de trabajo.

Safe+ es un programa de cooperación internacional producto de la labor articulada del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, del Programa de Transformación Productiva (PTP), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y la Embajada de Suiza en Colombia Cooperación Económica y Desarrollo (SECO).
 
Con una inversión de cerca de US$2,7 millones (US$600.000 de ellos del PTP), esta labor inició en 2015 y desde entonces más de 700 empresas del sector cosmético fueron beneficiadas. De estas, 26 recibieron asistencia técnica especializada para desarrollar productos con base en ingredientes naturales y en temas como mejora de procesos de producción y etiquetado, aumentando así sus capacidades para acceder a exigentes mercados como Estados Unidos, la Unión Europea y China e incrementar sus exportaciones.
 
Además, 220 laboratorios beneficiados, 16 de los cuales pusieron en marcha planes de acción para acreditar sus pruebas de calidad para prestar mejores servicios a las empresas dentro y fuera del país y cumplir con los estándares de la OCDE, así como instituciones del Subsistema Nacional de Calidad (Sical) como el Instituto Nacional de Metrología (INM), el Organismo Nacional de Acreditación (ONAC) e Invima, cuentan con personal más y mejor capacitado y con nuevos equipos de laboratorio y ensayo para atender las necesidades de la industria.
 
José Manuel Restrepo Abondano, ministro de Comercio, Industria y Turismo, afirmó que “la calidad es un camino necesario para tener un país más competitivo y productivo. Para esto requerimos de una fuerte institucionalidad que, acompañada por la cooperación internacional, pueda generar las capacidades en el Subsistema Nacional de Calidad y permita llegar con herramientas y conocimiento al interior de las empresas para fortalecer sus capacidades. Desde el Ministerio de Comercio Industria y Turismo nos sentimos muy orgullosos de los logros del programa Safe+”.
 
“Elevar la calidad y la productividad de todos los actores de la industria es uno de los desafíos que tenemos como país y el sector cosmético no es la excepción. La calidad es eje fundamental de la productividad. Gracias a esta es posible que las empresas sean más eficientes, que produzcan más y con mayor valor agregado y que eleven sus capacidades para acceder a nuevos mercados. La importancia de un programa como Safe+ está en su efecto cascada, pues impacta en todos los eslabones de la cadena: desde los proveedores de materia prima, hasta las empresas, los laboratorios y las instituciones”, señaló Camilo Fernández de Soto, gerente del Programa de Transformación Productiva (PTP).
 
Más de 3.100 empleados, profesionales y técnicos de las empresas capacitados, 135 auditores formados en buenas prácticas de manufactura, más de 760 funcionarios de laboratorios formados para el desarrollo de las pruebas con calidad internacional, 30 familias campesinas beneficiadas con nuevas oportunidades de cultivo de ingredientes naturales para producir cosméticos y más de 250 funcionarios de instituciones públicas, también hacen parte de los logros de los cuatro años de Safe+.
 
“Celebramos la enriquecedora experiencia de Safe+, no solo por haber logrado mejorar la calidad del sector cosmético, con base en ingredientes naturales colombianos, sino porque constituye una excelente muestra del gran aporte de la cooperación técnica en la construcción de capacidades nacionales para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible. El impacto y resultados del programa han contribuido a mejorar el empleo, la oferta de bienes públicos, la activación, el crecimiento económico y la protección del consumidor y del medioambiente”, señaló a su turno Johannes Dobinger, representante para Colombia de ONUDI.
 
“Los resultados del programa son fruto de la buena cooperación, el apoyo decidido de todos los socios y el cumplimiento de las metas establecidas al impactar positivamente tanto a las entidades integrantes del SICAL como a las empresas que han apropiado una cultura de cumplimiento de estándares de calidad”, indicó Christian Brändli, jefe de la Cooperación Económica Suiza en Colombia.
 
Sumados, estos logros han contribuido al objetivo que Gobierno y sector privado se propusieron cuando el sector cosmético comenzó a hacer parte del PTP y se formuló un plan de negocios con visión a 2032: convertir al país en líder de la región en esta industria, tanto en producción como en exportación de cosméticos con base en ingredientes naturales.

Campesinos convertidos en proveedores de la industria cosmética: Asocasanare

Un componente importante de este programa de calidad para el sector cosmético es que no solo se centró en las empresas. Gracias a este también se fortalecieron los encadenamientos entre estas compañías y sus proveedores de materia prima en las regiones, quienes se integraron a la cadena de valor y cuentan con mejores oportunidades laborales.

Es el caso de Asocasanare, compuesta por campesinos del departamento que con la ayuda de Safe+ obtuvieron un permiso de aprovechamiento del aceite de copaiba, un producto que se extrae de un árbol del mismo nombre que solo se da en esa región, es único de la biodiversidad colombiana y que tiene propiedades para el tratamiento de la piel, convirtiéndose en una alternativa de desarrollo sostenible y empleo.

Empresas que producen más y mejor y que aumentan sus exportaciones: el caso Nerolí

Los planes de acción para las empresas contaron con un componente de internacionalización que les permitió alistarse para aumentar sus exportaciones. De entre las Mipymes que recibieron asistencia técnica destaca la empresa de cosméticos antioqueña Nerolí, que con el apoyo de Safe+ amplió su acceso al mercado de  Estados Unidos y duplicó sus exportaciones en un año.

La compañía, especializada en productos con base en aceites esenciales, mejoró sus prácticas de producción, la calidad de sus procesos y el etiquetado de sus productos, lo que le permitió lograr ese aumento en las ventas al mercado estadounidense. 

Laboratorios acreditados en Buenas Prácticas de la OCDE: Tecnimicro

En cuando a laboratorios, además de implementar la hoja de ruta completa para cumplir con las Buenas Prácticas de Laboratorio de la OCDE, el programa Safe+ ayudó a aquellos que practican las pruebas de biodegradabilidad y fósforo, exigidas por la regulación colombiana para  productos como jabones cosméticos y detergentes, a obtener la acreditación de estas de parte del Organismo Nacional de Acreditación de Colombia, ONAC.

Nuevos equipos para fortalecer las instituciones: el laboratorio de viscosidad del INM 

Las instituciones del Subsistema Nacional de Calidad (Sical) también fueron fortalecidas. Ese es el caso el Instituto Nacional de Metrología que en el marco de Safe+ implementó el primer  laboratorio de referencia en viscosidad para Colombia y la región Andina, que permite realizar pruebas a productos cosméticos que antes no se podían realizar en el país o que eran muy costosas, facilitando así los ensayos de calidad de nuestros empresarios y laboratorios privados.

Comparte: